Traductor de idiomas

24/6/11

RUTA CHOZU DE PIEDRA-CUCAYO

pinchar en cualquier foto para ampliar

Todo comenzaba en este pueblecito Cántabro de Caloca- el más alto de la comarca Lebaniega-, cuando estos dos Manolos firman un acuerdo bilateral en cuyo tratado uno de ellos ha de trasladarlos a los Matacanes y a mí hasta el Chozu de piedra en T/T a condición de que al final de la ruta si sobrevivimos, hagamos la cena de despedida, taxista incluida, en su familiar y a cogedor mesón (EL LAUREL).

Conocedor del terreno, Don Manuel hace una parada estratégica para que el fotógrafo le dé caña al objetivo


Hay que darle gusto al disparador, pués aquí andamos sobraos de panorámicas. Peña Cigal, Campo Nuera, Caloca abajo con sus praderías, Picos de Europa y la serpenteante carretera hacia Pesaguero.

Vuelta al T/T para continuar viaje hasta la cabaña o chozu.

Esta piedra, nos quiso entorpecer la marcha, pero habían tres matacanes que no estaban dispuestos a tal desastre y consiguieron sacarla de debajo del coche que distraidamente se había montado encima de ella.


Bueno Manolo, nosotros nos encargamos de llegar hasta aquella montaña, donde dicen que hay un lago que cura las vacas y de finalizar esta larga ruta...Tú encargate de que los chuletones estén presentes en la mesa a nuestro presunto regreso.... Comenzamos la andadura.


Camino de Secarro, hacia las praderías de Cortes.



Cabaña y caravana de Cortes, nos recibe el amigo Julian, quien agradece la visita para echar una parrafada.

Un poco de charla, presentaciones, pasamos revista al interior de la cabaña y su bodega y Julian nos indica por donde atajar un poco para subir a la cabaña de pico Urbillo sin utilizar la pista de T/T.

Continuamos nuestra ruta buscando un lugar fresco donde podamos comer.

Cruzamos el lindero que separa el puerto de Cortes del de Pico Urbillo y.....

... El camarada fotógrafo vuelve a lucirse con su objetivo, pues aquí le sobra material y colorido.



Llegamos a un punto del río Carrión, donde por unanimidad y  por hambre, decidimos parar a refrescar y tomar un aperitivo.

A Luis el fotógrafo, le toca esta vez posar para la cámara y reposar refrescando un poco los pies en las no tan frías aguas del Carrión.

Momento de descanso y de apuntes después de la comida.

Reanudamos de nuevo la marcha, con la intención de conocer el pozo del Curavacas antes de bajar a Cucayo.

El intenso amarillo de los brezos y escobales, nos acompaña durante buena parte de esta ruta.

Vamos abandonando la pista, para atajar hacia el lago por los senderos existentes.
Foto de grupo en el lago del Curavacas.

Vista al tres Provincias, P.Prieta, Fuentes Carrionas....

Continuamos ruta dirección Cucayo pasando por esta nave y cabaña, para a continuación girar a la derecha

Iniciamos el descenso hacia los invernales de Dobres, observando el Bistruey de fondo.

Punto de observación a unas rompientes del río y .....

.... llegamos a los invernales de Ranes, indicadores de nuestra proximidad a Cucayo.

Ahí tenemos los tejados de Cucayo. Fin de ruta. 8:30 horas en total.

Casualmente a nuestra llegada a la posada de Cucayo, un señor que golpeaba con soltura la sidrina contra el vídrio, nos ofrecio si queríamos echar un trago -nos vería con sed-, pues como no; aquí hay un andaluz que lo golpea mejor que algunos asturianos.
Ya dentro de la posada, unas cervezas con la taxista Carmen, vuelta a Pesaguero, aseo personal y a cenar chuletón a Caloca con la pareja compuesta por Manuel y Marta.

Mapa de Ruta.

5 comentarios:

El Senderista Infatigable dijo...

Podeis hacer en este lugar vuestras anotaciones.

fosi dijo...

Pedazo ruta,si señor.Por la cabaña Cortes he pasado alguna vez pero nunca vi a nadie.Como para decir que no a la sidra,eh?.
Un abrazo.

El Senderista Infatigable dijo...

Gracias Fosi, tu siempre observando mis paseos montunos. Gracias por tus comentarios. Yo también sigo tus pasos. Un abrazo.

Matacán A. dijo...

Qué buen día echamos, Manolo, por esos bellos parajes.
Gracias de nuevo por hacer de nuestro cicerone particular, Carmen incluida, y al otro Manolo por ahorrarnos esa primer tirón hasta el chozo y por la atención prestada en todo momento. Los chuletones deliciosos y el queso picón de categoría, en su encantador mesón El Laurel.
Qué buena pareja formáis.
Un saludo.
Antonio Córdoba

El Senderista Infatigable dijo...

Gracias Antonio, se lo haré saber a Manolo Bis. Espero que entre las muchas marchas que haceis por este bello pais, repitas o mejor dicho repitais algún día otra gira por aquí.Un abrazo.